14 millones de votos de la Generación Z para las elecciones MX2018

¿Piensas que todos los que están debajo de los 30 años son millennials? ¡Actualízate! ya caducó ese concepto y ahora es el turno de la Generación Z. Estos morros serán un pilar fundamental para las elecciones presidenciales de México este 2018 pero…

¿los políticos están capacitados para atender a este segmento?

¡La escuchamos hasta el cansancio! se repitió miles de veces como mantra y se nos adhirió como chicle en la cabeza. La canción Movimiento Naranja, interpretada por Yuawi, fue el hit con el que cerramos el 2017 e iniciamos el 2018. Miles de videos se subieron a YouTube, centenares se viralizaron en Facebook y cientos de memes se esparcieron por la web mexicana y latina.

Resulta que este fenómeno, que nadie esperaba, fue posible gracias a la participación de miles de morros que están detrás de sus celulares o PC’s. Seguidores de la Grasa (SDGL), Legión Holk, Secta Primitiva y otros grupos más de FB, hicieron de esta canción un viral de grandes proporciones.

Al hablar con una chica ecuatoriana,  mencionó que muchos de sus conocidos compartían los memes de esta canción. Ellos ni sabían lo que era Movimiento Ciudadano.

Casos como este se han reproducido desde hace algunos años y su historia data de  2012. Sin entrar en mayores detalles, es momento de aterrizar este tipo de fenómenos en lo que nos atañe. Mucho se piensa que los jóvenes son apolíticos, y en cierto sentido ellos lo asumen. La verdad es que las acciones que hacen estos morros, en sus espacios digitales, ya son políticas y de gran calibre. Sus estructuras, los códigos que manejan, y el tipo de interacción que tienen forman parte de un macro fenómeno alejado del narciso digital millennial, mismo que se pensaba como egocéntrico y más solitario.

La Generación Z ha hecho worldbulding, y con ello crearon una serie de realidades alternas desde sus casas. Establecieron una serie de normas de conducta que los conglomera en grupos o, como la mayor parte de ellos le llamó hace algún tiempo, sectas. Esta dinámica, reitero, dista de la realidad del millennial progresista, interesado en algunos temas políticos y comprometido con el medio ambiente.

La nueva Generación Z tiene una visión distinta de las cosas. Debaten abiertamente sobre temas filosóficos que versan desde el marxismo, comunismo, socialismo hasta sus contra-partes radicales de discursos supremacistas, estudios y filosofías del libre mercado y capitalismo. Sin embargo, en muchas ocasiones estos álgidos debates no llegan a la superficie de Internet, y si llega a pasar, éstos se traducen en memes.

Dicha complejidad es minimizada por los prejuicios de la gente mayor, quienes los miran con ojos de falta de experiencia, torpeza o estupidez. Y dentro de este conjunto, los políticos no son la excepción, pues han tratado de llegar a los grupos jóvenes bajo la premisa de que todos son millennials y que al usar un filtro de snapchat en sus videos podrán hacer click con las juventudes.

En las elecciones presidenciales de México 2018 habrá más de 26 millones de votos de ciudadanos menores a los 30 años. 14 millones de esos votos pertenecen a la Generación Z, misma que tiene una comprensión distinta de las dinámicas políticas. Los 12 millones restantes pertenecen a los millennials, que ya tienen experiencia en elecciones presidenciales y un amargo sabor de boca tras las diversas manifestaciones que se suscitaron en el segundo trimestre del 2012. Este es un antecedente delicado que impactó a ambas generaciones pero que dejó marcas distintas.

Las propuestas actuales de los pre-candidatos, hacia las juventudes, se enfocan en ampliar las oportunidades escolares, sin embargo, éstas descuidan la innovación tecnológica y la creación de más empleos que sean bien remunerados y no simples estímulos para sobrevivir.

Estas generaciones, si bien tienen pensamientos cortoplacistas, aprecian el negro panorama que se avecina. Esto los lleva a tener entendimientos superiores de su realidad comparados con años pasados, donde la información escaseaba. El consumo mediático de estos morros los lleva a entender temas más complejos, así como reproducir discursos estructurados. No solo se trata de impactar con imágenes simplistas, sino que éstas deben estar acompañadas de un contenido que las respalde y sea muy poderoso pues, las juventudes de hoy en día tienen un nivel de exigencia alto en sus narrativas de consumo.

Muchos dirán que Internet solo es blofear, sin embargo, el simple hecho de enunciar algo y creer en ello, construye realidades que trascienden los espacios digitales para llegar a la realidad real. Por eso no hay que subestimar la batalla que se dará este 2018; será la última que tenga lugar en Facebook y Twitter, además de tener magnitudes considerables.

En los próximos días debe redefinirse la estrategia para acaparar la atención de estos nuevos 14 millones de votos. Si bien cada candidato tiene a su grupo representativo de jóvenes, éstos solo son un pequeño fragmento de la diversidad ideológica y discursiva que tiene lugar en la red. Estos morros personificarán a los trolls y ejércitos de batalla que realmente construyen la opinión pública en un escenario alterno, y no por ello menos importante.

Si quieres conocer más sobre las tendencias de consumo juvenil no olvides visitarnos en nuestro FB:

https://www.facebook.com/T.HUNTERMX/

Facebook Comments