3 temas de Coco que pasaron de largo…

¿No te preguntaste por qué muchos lloraron al mismo tiempo en el cine? o ¿cuál puede ser un gran error en la interpretación que hicieron sobre la muerte? ¿descubriste el tema político? Te presento las respuestas a estos temas que pocos se han atrevido a abordar.

Fue inevitable no soltar varias lágrimas con esta película que aborda una de las más grandes tradiciones que compartimos como nación y que nos da identidad a nivel global: el día de muertos. Amamos al xoloitzcuintle Dante, morimos de risa con la chancla y tiramos el moco con la canción RECUÉRDAME, para mamá Coco. Esto ha dado pauta para exaltar nuestras raíces culturales, hablar sobre la importancia de la familia y los grandes personajes que forjaron nuestra historia en el siglo XX. Sin embargo existen tres temas muy poderoso que ameritan ser analizados:

  1. Nuestro mayor temor como sociedad mexicana es el olvido. Cuando mamá Coco recuerda la canción que su padre le escribió todos comenzamos a llorar en el cine. Los sollozos provenían de las butacas traseras y también de nuestro corazón;  tememos ser olvidados. Somos una sociedad que sustenta su existencia, justo, en el recuerdo, la memoria. Curiosamente eso nos mantiene estancados, y explico el porqué. La abuela de Miguel es una controladora, el bastión de la familia, algo muy similar a lo que pasa en nuestras casas. Este personaje ha cargado con el odio de su abuela, una aversión a los músicos. Sin embargo, esta emoción no es propia de ella, sino una consecuencia de las frustraciones de sus antepasados. Y así somos en muchas ocasiones, detestamos con “odio jarocho” aquello que algún familiar cercano no tolera, sin tener la capacidad auto crítica de reconocer que ese sentimiento no nos pertenece pero cargamos con él. Súper triste ): Esta incapacidad de analizarnos, de desmenuzar nuestra historia familiar, nos hace permanecer ciegos ante nuestra propia personalidad y existencia. Debemos de entendernos desde nuestro pasado para comprendernos en el presente y construir un mejor futuro. La mala noticia es que muchos se quedan como la abuela de Migue, y se estancan en el recuerdo sin deconstruirse y construirse. La buena noticia es que cuando entendemos el porqué de nuestro pasado todo cobra sentido y ahí sí podemos chillar a gusto porque todo se explica y hay mayor claridad en la vida. El recuerdo se hace más trascendental y rebasa las fotos porque vive en el corazón (qué bonito :3).
  2. Este tema me sorprendió y molestó a gran escala. ¿Cómo es posible que en la muerte aún existan diferencias por tu clase? ¿Se percataron que los artistas y los afamados tienen lo mejor en el más allá? La muerte es pareja para todos, lo sabemos. Fue desconcertante percibir a la dimensión de los difuntos  como una reproducción de el mundo terrenal, y es que mientras más fama tengas más garantía tienes de permanecer en el mejor sitio. Bajo esta lógica, si no tienes hijos ni amigos (eres un for ever alone) jamás podrás disfrutar los placeres de aquel sitio. Fue muy triste esta perspectiva.
  3. Para mí este es ¡el GRAN tema político! Resulta que para volver espiritualmente al mundo de los vivos ¡es necesario pasar por una aduana! D: Wut!? ¿Por qué la muerte debe tener restricciones? Curiosamente este fue una alegoría a lo que sucede en la frontera con USA, en ambos casos debes de estar acreditado para pasar al otro lado y tienes que declarar lo que llevas. ¿Qué alguien me explique por qué hicieron eso? En medio de las discusiones sobre la construcción del muro, y las restricciones para entrar a suelo estadounidense, el uso de esta figura reguladora entre los mundos sacó a relucir el espíritu de los gringos por controlar el ingreso a las tierras. ¡No por favor!

Me encantó Coco. Aunque me generó risa, odié el cliché de la chancla , el que hubiera parecido que vivimos en la década de los 50, y que la única manera de ser reconocido en México sea a través del canto y no en otras profesiones. Pese a ello, en más de una ocasión se me partió el cora. Fue bellísimo visualizar que nuestros seres queridos llegan a comerse lo que colocamos en las ofrendas, que tienen la oportunidad de abrazarnos y estar unos momentos más con nosotros. Sin duda la veré en más ocasiones y lloraré sin el temor de que me juzgue el de al lado.

Facebook Comments