6 puntos importantes para lanzar una promoción

Lanzar una promoción, independientemente del objetivo que persiga, deber ser planeada y re-planeada tomando en cuenta todos los posibles escenarios en que los consumidores quieran hacer uso de ella. He de confesar que como consumidor muchas veces me dejo llevar por lo que los copys publicitarios anuncian y las mega ofertas y promociones sucumben aún más en mi (ni se diga de las ofertas de fin temporada), pero después de leer las letras chiquitas caigo en cuenta que todo se trata de un ganar – ganar y jamás el consumidor podrá tomar ventaja absoluta.

Como yo hay muchos que después de leer las condiciones y vigencias de la promoción vuelven en un cerrar de ojos a la triste realidad y esos cinco segundos utópicos se esfuman, a veces terminas odiando la promoción por que para ti es injusta, irreal o multicondicional.

¿Pero que pasa si no existieran esas letras chiquitas, condiciones y fechas de vigencia? ¿Quién gana? A mi parecer el cliente.

A todo esto quiero compartir una mala experiencia que me hizo planear y re-planear futuras promociones que por más atractivas que parezcan también deben ser claras, justas y oportunas.

Esta semana como parte de la etapa de promoción para un curso que teníamos en la oficina se autorizó una nueva promoción con la finalidad de incrementar el número de participantes. Me dispuse a mandar un mailing con el nuevo precio a una lista de correos que ya había recibido semanas antes la información con el precio original (primer error). El mailing no tenía nada de condiciones y solo vinculaba a una página de promociones donde se encontraban la vigencia de la promoción (segundo error).  Para echarle limón a la herida las circunstancias hacían que la promoción enrabiara a los que ya se habían inscrito.

Los reclamos y las llamadas no se hicieron esperar, los clientes creían tener la razón, no habían condiciones, fechas de vigor ni vigencia de la promoción. Por tal y después de muchos reclamos aquí comparto 6 puntos importantes que todo marketer debe siempre tener en cuenta antes de lanzar una promoción:

  • Ganar – Ganar 
    Hazte la pregunta ¿De qué manera sería feliz tu consumidor al aprovechar tu promoción siempre y cuando tú también lo hagas? Recuerda que si estás lanzando una promoción es por que ya tienes un objetivo muy claro que debes lograr y que por ningún motivo dejarás que la otra parte saque ventaja. Cuantas veces no hemos visto promociones tan mal diseñadas en las que comprando por pieza unitaria sale más barato que llevarte los súper combos que estelarizan el pasillo del supermercado.
  • Ponte en el papel del consumidor
    La verdad es que es mucho mejor prever cualquier contingencia cuando tu consumidor quiera reclamar tu promoción. Piensa en todos los posibles escenarios en los que la promoción sea vulnerable y no cumpla con los objetivos del punto anterior y entonces consideralos como condiciones que sean candados para tu promoción. Utilizar las leyendas de “No acumulables”, “Hasta agotar existencias” y “Sujeto a disponibilidad” te pueden ayudar mucho siempre y cuando se utilicen con toda honestidad.
  • Vigor
    Menciona siempre la fecha en la que tu promoción cobrará vida. Muchas veces esta información se queda en los briefs comerciales y no suele mencionarse en la publicidad de la promoción. Recuerda que un comienzo no desaparece nunca, ni siquiera con un final.
  • Vigencia 
    Imagina una promoción sin un final, podría ser fatal y estropear todos los frutos del trabajo promocional. Aquí es el punto en el que tus consumidores querrán cobrar más derechos por uso de la promoción. Por otra parte no abuses con la duración de tu promoción, podría ser contraproducente y restarle valor a tu marca. Las promociones que duran toda la vida, tradición se vuelven y al rato solo van a verte como la marca barata que no eres.
  • Audiencia meta
    Ten bien presente que segmento de tu target debe aprovechar tu promoción, cuando lo identifiques dirige todos tus esfuerzos para persuadirlos. El error que yo cometí fue enviar una promoción a clientes que ya habían hecho la compra y al ver la nueva promoción se molestaron muchísimo. No dudes en llevar una base de datos actualizada y hacerle llegar tu promoción a quienes aún no hayan comprado.
  • Hazlo sencillo
    De nada sirve cumplir con todos los puntos anteriores si la redacción de tu promoción es complicada, rebuscada y confusa. Opta por utilizar verbos que inviten a tomar acción y también recurre al castellano llano que es muy fácil de entender. Evita procesos engorrosos como dar muchos clicks en una página confusa. No olvides que una promoción efectiva es aquella que se utiliza en un dos por tres, a final de cuentas no solo el consumidor quiere sentirse satisfecho con su compra, tú como mercadólogo también.

¡Y por lo que más quieras: NO ENGAÑES NUNCA A NADIE! Cumple lo que prometes. 

Facebook Comments

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *