Autenticidad en tiempos de unicornios.

Desde hace unas semanas hemos escuchado del famoso y colorido frappuccino unicornio. Tal vez hasta fuiste uno de los “afortunados” en tener uno en tus manos y paladar. Yo le di un trago al de una amiga y me basto para pensar que era la peor idea del mundo y para sentirme aliviada de no haber gastado mi dinero en eso. Pero también hubo gente que a la que le encantó y estoy segura compró más de uno.

El branketero Abraham Hernandez nos da los secretos del éxito detrás del fenómeno de esta codiciada bebida. Sin duda la sirena verde desarrollo una gran estrategia para asegurar el triunfo de su nueva y temporal bebida.

Seguramente has escuchado frases como “En un mundo lleno de caballos sé un unicornio“. Pero ¿cómo es que terminamos todos siendo unicornios?

En un intento por ser originales y únicos resultamos ser todos iguales. Y lo mismo sucedió con las marcas que intentaron subirse al tren de colores en esta ocasión. Fue tan forzado en la mayoría de los casos que le quitó esa aura mágica el unicornio y en lugar de destacar se veían todas iguales.

Recordemos que es muy importante saber elegir a que tendencia subirnos como marca y muchas veces hay que guiar a nuestros clientes o jefes en la dirección correcta. Es muy válido decirles: no creo que sea la mejor idea salir con esa tendencia porque es un tema que no se relaciona con la nuestra marca, rompe con la línea de comunicación e incluso porque ya todos se subieron.

Si deciden subirse al tren, escojan su vagón sabiamente y amolden la tendencia a su marca para no perder la autenticidad de la marca ya que puede resultar bastante desastroso.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *