¿Cómo optimizar tu marketing de contenidos?

Para optimizar tu marketing de contenidos y los resultados que de este obtienes, debes tener en cuenta la forma en la que el cerebro de tu público procesa la información que le presentas.

Para ayudarte a que tu marketing de contenidos y otras formas de comunicación impacten, en este artículo te hablaré de la Fluencia de Procesamiento.

La Fluencia de Procesamiento se refiere a la facilidad con la que el cerebro puede procesar información, según la cantidad de datos y su presentación.

¿Por qué es importante para optimizar tu marketing de contenidos?

Porque cuando tu marketing de contenidos respeta la forma de funcionar del cerebro humano, consigues hacer uso del llamado Efecto de Fluencia. 

El Efecto de Fluencia se da cuando el cerebro puede procesar y asimilar información con facilidad y fluidez. Cuando consigues que tus esfuerzos de comunicación y tu marketing de contenidos puedan ser procesados con facilidad estos podrán impactar de la manera que tú deseas, en la mente de tu público.

Además de esto, cabe resaltar que el cerebro se siente bien cuando puede procesar información con facilidad, así que un marketing de contenidos optimizado, ayudara a tu marca a ser una fuente de bienestar para el cerebro de tu audiencia. Lo contrario también es cierto: si la información que le presentas a tu audiencia es difícil de procesar, su cerebro experimenta emociones negativas, por lo que tu marca será recordada como una fuente de molestias. Ten esto siempre en cuenta.

Así que ¿Cómo puedes usar el Efecto de Fluencia para ganar?

Aquí te enseño cinco pautas súper simples.

1. La Orientación de elementos. 

Tu mejor opción es situar las imágenes a la izquierda y el texto a la derecha. 

¿Por qué?

Como nota el Dr. A.K. Pradeep, CEO de Neurofocus, la información recibida por el ojo derecho, es procesada por el lóbulo frontal izquierdo, especializado en interpretar semántica; la información recibida por el ojo izquierdo es procesada por el lóbulo frontal derecho, especializado en interpretar imágenes e íconos.

Esta forma de orientar los elementos resulta en mayor facilidad de procesamiento para el cerebro.

2. Simplicidad.

Significa que el texto debe ser claro y que debes evitar elementos innecesarios, la fuente que ocupes debe ser fácil de leer a primera vista, la cantidad de imágenes y texto debe ser limitada y las imagenes deben ser limpias y fáciles de entender.

Evita caer en excesos que solo conseguirán cansar al cerebro de tu audiencia y generar una impresión negativa de tu mensaje y de tu marca.

3. Relevancia.

Cuando algún mensaje resulta relevante, el cerebro está dispuesto a dedicar más recursos para interpretar la información recibida, mejorando así la eficacia de procesamiento y recompensándote con más atención en el futuro.

También es importante mencionar que, dado que el cerebro dispone de una cantidad limitada de recursos, cuando lo haces desperdiciarlos, bombardeándolo con mensajes que le resultan inútiles, te castigará ignorándote en el futuro. Si tu marketing de contenidos o tus mensajes publicitarios no le ofrecen nada bueno o nuevo a tu audiencia, ten por seguro que tu marca será ignorada y caerá en el olvido.

Como dice Sally Hogshead: ”Es mejor no comunicarte que hacer a otros perder su tiempo con mensajes que no añaden valor.”

Para aprender más sobre qué es lo que le resulta relevante al cerebro de tu audiencia, te recomiendo leer mi artículo Conquista al Inconsciente o Fracasa en el Mercado.

4. Muestra rostros humanos.

El cerebro humano está especialmente atraído a los rostros, así que ocupar imagenes de personas, especialmente de sus caras, es una excelente forma de hacer que tu marketing de contenidos y tu publicidad resalten.

Además, como escribo en Caras Vemos, Rostros en el Advertising, el cerebro humano cuenta con regiones específicas para interpretar los estados emocionales de otras personas, así que al emplear rostros humanos en el marketing de contenidos y publicidad o mejor aún, al hacer énfasis en el contenido en video, consigues que la mente de tu audiencia pueda entender mejor tu mensaje.

5. Cuida la connotación emocional.

Las palabras e imágenes acarrean consigo respuestas emocionales que definirán la forma en que tu audiencia interpreta tu mensaje.

Cuando empleas palabras con cargas emocionales positivas, tu audiencia va a recordar y clasificar tu mensaje de mejor manera. Y sí, además va a darle preferencia a tus mensajes en el futuro. Recuerda que una de las Armas de la Persuasión más poderosas, es la Simpatía que otros sienten por ti.

Para finalizar quiero dejarte con la siguiente reflexión:

Nuestra identidad en las mentes de otros depende de las emociones que producimos y nuestros mensajes no se escapan de esta máxima.

Una vez que el cerebro etiqueta lo que le ofrecemos como positivo o negativo y como deseable o aborrecible, es imposible librarnos de esa etiqueta. Sé prudente y se sabio con lo que le ofreces al cerebro de tu audiencia.

Recuerda la enorme cantidad de información con la que tiene que lidiar su cerebro y la capacidad limitada de procesamiento con la que cuenta.

Así pues, para ganar la atención de tu audiencia respeta su tiempo, energía y atención diseñando tus mensajes publicitarios y tu marketing de contenidos de acuerdo con estos principios.

Si quieres saber más sobre psicología y neurociencias aplicadas al marketing y al marketing de contenidos, te invito a leer estos artículos:

Comenta y comparte este artículo si es que te gustó. ¡Hasta la próxima!

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *