Drag, androginia y moda.

Vamos a entrar a un tema complejo.

Quizá no sea entendido o aceptado por todos, pero su existencia es una realidad. Las líneas de lo que es “masculino” y “femenino” se han ido difuminando a una velocidad impresionante en los últimos años, en un proceso vertiginoso. Tanto, que llega a ser confuso. Sin embargo, este fenómeno no es nuevo y la moda ha jugado un papel vital en él, creando una sociedad diversa e incluyente. Pero vamos por partes.

Si bien siempre se nos ha educado que determinados colores, comportamientos y hasta profesiones son deseables para hombre o para mujer, a lo largo de la historia de la humanidad grupos de hombres y mujeres han decidido transgredir estas barreras. Su influencia tuvo repercusiones en varios campos de la vida diaria, entre ellos la moda. En este punto es donde ambos círculos chocan y nace el concepto de “androginia”.

En términos simples, andrógino (a) es una persona que vive y se expresa de maneras ambiguas, en términos de lo que la sociedad ve como masculino o femenino.

Un ejemplo simple de ello es los trajes de pantalón, saco y botas tipo militar para dama, y leggins o crop tops para caballeros. Por supuesto al introducir estas piezas en sus colecciones, las marcas y sus usuarios se enfretarían a resistencia por parte de públicos más conservadores. Sin embargo, estos conceptos y corrientes de pensamiento se han ido abriendo paso lento, pero seguro, en la psique colectiva.

La androginia, por su parte, como concepto y como modo de vida, puede ser una forma de expresar la identidad sexual propia, a manera de marca personal (especialmente en artistas, como David Bowie y Prince) o como una expresión artística única: el drag.

Me centraré en este último término y especialmente la rama de Drag Queen. Éstos son varones artistas del entretenimiento que a través de danza, música, canto y diseño de modas crean experiencias únicas para sus espectadores y para sí mismos, todo ello caracterizados como mujeres. Generalmente lo hacen bajo un pseudónimo; una nueva personalidad.

Miss Fame

Estos artistas son los vehículos más poderosos que se me ocurren para representar la eliminación de roles de género, combinando con gran pericia humor y moda. Si bien la influencia de las Drag Queens en un inicio se limitaba al nicho de mercado de la comunidad LGBTQ+, su modo único de ver la vida y la sociedad les ha abierto las puertas a grupos masivos de la población, promoviendo el arte, la inclusión y la aceptación.

En palabras de Miss Fame -@missfamenyc- (conocido Drag Queen y participante en RuPaul’s Drag Race), “el arte del drag se ha vuelto una forma de activismo para ser como nosotros vemos conveniente, y no como la sociedad nos lo marca. Para cualquier persona allá afuera, esto nos permite expresarnos y nos da el coraje para enfrentarnos a ideas limitadas de gente con mente limitada”. Siguiendo lo anterior, la más grande expresión de inclusión y diversidad que he visto es la participación de Drag Queens en campañas publicitarias de grandes casas de moda y en sus desfiles.

Milk para Marc Jacobs.

Tenemos la participación de Dan Donigan, mejor conocido como Milk (@bigandmilky) y sus colaboraciones con Marc Jacobs en 2016 y con Vivienne Westwood para la temporada Primavera-Verano en este 2018. A su vez, en 2017 el diseñador de ropa interior para caballero Marco Marco contó con la participación de Detox, Laganja Estranja y la actual ganadora del reality de RuPaul, Sasha Velour. Cada una de ellas apela a diferentes públicos, ambientes y nichos, y sin embargo todas son faros de igualdad, inclusión y, sobre todo, de belleza.

 

Rvby The Meme

Por otro lado, México no se queda corto de talento drag. Nuestro país cuenta con grandes artistas de este género que enriquecen el escenario cultural y social de nuestra nación. “Las Regias del Drag” (FB: /RegiasDelDrag) es un claro ejemplo. Radicadas en Monterrey, Nuevo León, este grupo de artistas hace su propia versión del reality y diferentes eventos con talento local, además de trabajar por eliminar la discriminación en la sultana del norte. Una de ellas es la talentosa Ruby The Meme (@rvbythememe), que, con una estética incomparable y una visión artística única, ha revolucionado la escena Drag en la ciudad con sus presentaciones y outfits.

Se podría pensar que la moda es vana y basa su éxito en la estética exterior. Incluso puedes no estar de acuerdo con la diversidad de géneros e identidad sexual. Sin embargo, la inclusión de estos artistas en sus campañas y volviéndolos voceros de sus productos nos da una idea del poder que tiene esta industria como vehículo y motor de una sociedad donde todas las maneras de pensar son aceptadas y aplaudidas. Y espero pronto lleguemos ahí.

 

Facebook Comments