Error, grave error la promoción de Miércoles de Krispy Kreme Klub

¿Qué tiene que ver el Ku Klux Klan con Krispy Kreme?

Si ya en una ocasión mencionamos cuáles eran los 6 puntos importantes para lanzar una promoción, hoy queremos agregar un punto más a esta lista dado el más reciente caso que desató la cadena de rosquillas “Krispy Kreme” y que nos deja una nueva lección a la hora de crear una promoción.

Es muy común que a la hora de diseñar tu promoción vengan a la mente muchos nombres para hacerla llamar, por ejemplo quién no ha visto el famoso “happy hour” o “el lunes de alitas” e inclusive algunos más románticos como el de “tardes de la casa”. Pues bien, debemos en primer lugar tomar en cuenta que la forma en la que hagamos llamar nuestra promoción sea una suculenta invitación al consumidor para que la haga valida y sobre todo suene bonito, sea descriptiva y no lo ofenda.

Es justo en esta parte donde el ingenio  yo lo llamaría sentido común del equipo de marketing no debe sobrepasar la línea ni de lo repetitivo, ni de lo agresivo. He visto algunas promociones que en vez de que te inviten a pedírselas al mesero, prefieres hacerte de la vista gorda y pagar lo que es.

Algo similar le pasó a Krispy Kreme en Reino Unido, que por no indagar el nombre de su promoción para los miércoles del club (Krispy Kreme Klub -KKK-), utilizó las iniciales de uno de los movimientos más racistas que hayan existido sobre la faz de la tierra; me refiero al Ku Klux Klan (KKK). Encima de todo la campaña salió en Redes Sociales y la reputación de la marca se desplomó luego de que los internautas relacionaran las iniciales con el movimiento racista y comenzaran a trollear a Krispy Kreme.

Es por eso que recomendamos pensar bien en tu estrategia de naming, y revises que no se haya utilizado antes, que no sea difícil de recordar y que comunique lo que quieres decir sin prestarse a un doble sentido.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *