La Economía y su relación con el Marketing.

El entendimiento de la Economía es una de las destrezas fundamentales que debe tener cualquiera que desee crear un negocio o desempeñarse como mercadólogo. Como prueba de ello basta recordar que Philip Kotler, ponderado como el padre del Marketing moderno, es un economista de profesión.

La razón de esto es simple: la economía se encarga de analizar los patrones de conducta colectivos que influyen en el funcionamiento del mercado. Esta disciplina se encarga además de analizar la forma en que los seres humanos toman decisiones y pretende predecir la forma en que determinadas circunstancias afectarán los patrones de comportamiento de la sociedad humana. Esto vuelve al estudio de la misma una pieza fundamental en el desarrollo de estrategias de mercadotecnia, ya que, al saber cómo determinadas circunstancias afectan las decisiones humanas, podemos anticipar de mejor manera el impacto de las acciones que planeamos ejecutar.

Conocer las estadísticas de empleo y salario promedio de determinado sector de la población, así como las posibilidades de que dicha tasa cambie como resultado de determinada sucesión de eventos, como una recesión económica, la introducción de nuevos impuestos a determinada industria, los altibajos que la moneda experimenta o la capitalización de mercado de alguna firma nos permiten contemplar la viabilidad de las acciones y estrategias que planeamos implementar, lo que se traduce en un manejo más sano de los recursos destinados a las actividades de Marketing.

Tomemos el ejemplo de Facebook y su respuesta al IPO de Snapchat.

Snapchat estaba gozando de una tremenda aceptación en Estados Unidos, al grado que muchos expertos en capitalización bursátil y en marketing, algunos de la talla de Gary Vaynerchuk, consideraban que esta firma iba a poner en aprietos a Facebook eventualmente. La firma a cargo de Mark Zuckerberg, a sabiendas del potencial de aquella presidida por Evan Spiegel, decidió tomar acciones que mermarían el potencial de recaudación de capital de esta.

Una vez se hicieron públicos los planes de Snapchat de cotizar en la Bolsa, Zuckerberg lanzó el primer ataque: la incorporación de Stories en Instagram, característica que emulaba el atractivo principal de Snapchat, a saber, la publicación de historias que caducan cada 24 horas. Después del IPO, Zuckerberg se encargó de implementar la misma característica en el resto de las plataformas que componen su compañía; Messenger, What’s App y Facebook, despojando así a Snapchat de la facultad que la volvía relevante.

El resultado de dicha respuesta afectó considerablemente el precio de las acciones y con ello la captación de recursos de Snapchat, lo cual pone en entredicho su capacidad de competir en el mercado que ahora controla Facebook Inc.

Este ejemplo nos deja de lección que entendimiento de los mercados y la interacción de los diversos actores que influyen en su funcionamiento es sin duda algo que no podemos pasar por alto. De ello pende el éxito de las marcas que tenemos a cargo.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *