El Marketing de Contenidos.

Estamos entrando en la época dorada del marketing de contenidos. Cada vez más firmas establecidas están destinando grandes cantidades de su presupuesto de marketing a la creación de contenido y un claro ejemplo de esta transición es el Plan 2020 de Coca Cola, en el que planean avanzar de la excelencia creativa a la excelencia en contenidos.

De frente a esta nueva tendencia en el marketing, es natural preguntarse si realmente vale la pena invertir en marketing de contenidos y si realmente tiene el potencial de ayudarte a crecer, especialmente si eres una marca nueva o estás pensando en emprender y aún tienes que definir tu estrategia de marketing. Permíteme responder.

El Caso a Favor del Marketing de Contenidos.

En su libro Epic Content Marketing, Joe Pullizzi nos dice que el marketing de contenidos es la creación y distribución de contenido de valor, cuya intención es atraer, adquirir e involucrar a una audiencia bien definida.

El marketing de contenidos tiene tres características que lo hacen superior a otras formas de marketing: es barato y fácil de producir, es una forma de gestión de relaciones con tus clientes (CRM) y es psicológicamente superior a cualquier otra forma de promoción.

1. Es barato y fácil de producir.

El marketing de contenidos es una forma de promoción de marca muy barata y que puedes emplear desde ya. Puedes empezar ahora mismo escribiendo o creando presentaciones que le enseñen algo nuevo y valioso al conjunto de compradores potenciales que tiene tu negocio (esto es a lo que nos referimos con audiencia bien definida y es parte del proceso de Segmentación y Targeting).

No necesitas contratar a nadie en un principio, ya que puedes empezar a crear contenido con tu experiencia y conocimiento actuales, además de que siempre puedes seguir aprendiendo más y así crear más contenido.

En caso de que te atores o te encuentres en un momento en el que te abandonó la creatividad, puedes curar contenido que es básicamente encontrar contenido publicado en otros medios y darle un giro para que se ajuste a la identidad de tu marca y a las necesidades de tu audiencia (solo recuerda darle crédito a los autores originales).

2. Es una forma de gestión de relaciones con tus clientes.

La filosofía detrás del marketing de contenidos es ayudar a las personas en tu audiencia.

Gracias a que estás creando contenido de valor, estás fomentando una buena relación con quienes pueden comprar tus productos, así como con tus clientes, lo cual te ayuda a aumentar el porcentaje de retención de los mismos. Cuando actúas en tu rol de comprador, es más difícil que abandones a una marca que desde el principio ha procurado ayudarte.

Otra ventaja es que parte de tu contenido de valor puede tomar la forma de consejos para darle un mejor uso a los productos y servicios que comercializas, lo que te asegura que tu departamento de atención a clientes tendrá que resolver menos dudas y menos quejas. Esto es algo muy importante, puesto que además de ayudarte a retener clientes, también te ayudará a reducir costos. Un tip para empezar a hacer esto es crear contenido basado en las preguntas y quejas que tus clientes y potenciales compradores hacen con frecuencia.

3. Es psicológicamente superior a otras formas de promoción.

Esta es mi parte favorita.

El marketing de contenidos hace uso de al menos tres armas de persuasión, poderosas armas psicológicas que te ayudan a persuadir a otros y a conquistar su mente inconsciente.

  • Principio de Reciprocidad.

Ya vimos que el marketing de contenidos se basa en ayudar a tu audiencia, así que ahora debo explicarte que, cada que ayudas a tu audiencia, algunas de las personas dentro de esta se sentirán en deuda contigo.

Así como cuando un amigo te invita un café y sientes que es tu obligación invitarlo la próxima vez, algunas de las personas que vieron tu contenido y lo encontraron útil se sentirán obligadas a adquirir los productos y servicios que ofreces. Incluso las personas que no comprarán contigo, se sentirán en deuda, por lo que te pagarán el favor hablando bien de tu marca con sus amigos y familiares. Este tipo de promoción de boca a boca es invaluable.

  • Principio de Simpatía.

¿A quién aprecias más? ¿A quién solo pide o a quien también da y ayuda?

Si eres como la mayoría de seres humanos, seguro prefieres a las personas que procuran ayudarte de vez en cuando y desprecias a las que solo están viendo cómo aprovecharse de ti. De igual manera, tu audiencia se sentirá más atraída por tu marca si publicas contenido de valor que pueda ayudar a las personas y terminará despreciándola si lo único que haces es bombardearla con mensajes inútiles de ‘’cómprame, cómprame’’.

El marketing de contenidos te ayuda a ganarte la simpatía de las personas, porque antes de pedirles algo estás ofreciéndoles algo de valor. Según Gary Vaynerchuk, un experto en marketing digital, la fórmula ideal para conseguir la simpatía y cariño de tu audiencia es pedir una vez y dar tres veces, o sea, pídele a tu audiencia que compre tus productos solo después de haberla ayudado tres veces con contenido de valor.

Ponte en los zapatos de las personas en tu audiencia y ayúdalas como a ti te gustaría que te ayudaran.

  • Principio de Autoridad.

La gente confía más en expertos, así que más te vale que te vean como a uno si es que quieres que compren lo que ofreces.

Por suerte para ti, el marketing de contenidos es una excelente herramienta para mostrarle al mundo que tú eres un experto en tu campo. Mientras otros competidores se la pasan hablando de sus productos, ahuyentando al público, tú puedes hablar de temas que realmente le interesan a tu audiencia, posicionándote como una autoridad en tu campo. 

Si tu marca está en el mundo de la moda, no hables de tu último lanzamiento, habla de las tendencias de temporada y de las mejores combinaciones de vestuario para llevar en la oficina; si eres una marca de maquillaje, no hables de tus fabulosos cosméticos, sino de los mejores consejos para tener una piel sana y de los mejores tonos para maquillarte según tu tono de piel; si eres una marca de muebles, no hables de tus excelentes precios, sino de la mejor forma de optimizar los espacios en el hogar. Al hablar de lo que realmente importa para tu audiencia, serás una figura de autoridad y tus consejos valdrán mucho más que los de otros, además de que reducirás considerablemente el miedo a perder que mucha gente tiene al comprar productos nuevos.

Claro que hay un punto en el que está bien lanzar un pitch y hablar de tus increíbles productos, pero recuerda la regla de Gary Vaynerchuk: pide, solo después de haber dado tres veces.

Recuerda: el marketing tradicional se trata de decirle al mundo que eres una estrella de rock; el marketing de contenidos se trata de mostrarle al mundo que tú eres una estrella de rock.

Espero que con este artículo estés ahora convencido(a) de empezar a utilizar el marketing de contenidos o de invertir más en este si ya lo estás utilizando. No olvides checar estos otros artículos para optimizar y mejorar tu contenido:

Si te gustó, comenta y comparte. ¡Hasta la próxima!

Facebook Comments