La contratación laboral y nuestra imagen en las redes sociales

Dime que publicas en tus redes sociales y te diré quién eres. En efecto, las redes sociales hoy en día están tan activas que también forman parte de nuestra vida ya que son una extensión de nuestra personalidad. Alguna vez te has puesto a pensar ¿Qué comunicas a los demás con todo lo que publicas en tus perfiles?

Actualmente un perfil en cualquier red social es una herramienta muy fuerte de comunicación, tanto para conectar a personas que tenemos cerca como para las que tenemos lejos. Sin embargo, no todo se queda en eso, las redes sociales hoy nos dan la oportunidad de hacer un sinfín de cosas, y una de ellas es buscar un nuevo empleo; por lo tanto es importante que sepas que actualmente los reclutadores se basan en la imagen digital del postulante para tomar una decisión de contratación.

De acuerdo al informe que realizó la agencia de manejo de marca digital personal Reppler, nos dice que el 91% de los reclutadores si utilizan las redes sociales para el proceso de selección, mientras que el 9% restante descarta su uso. ¿Ahora lo entiendes? Es más contra muy poco.

Millennials publicando contenido en redes sociales y cuidando su imagen pública digital

Respecto a la información de dicho estudio los reclutadores utilizan más Facebook para tomar una decisión, en segundo lugar Twitter y por último Linkedin que es la red social dedicada a crear relaciones laborales.

En relación a cómo las redes sociales pueden afectar una decisión de contratación, el informe señala que 69% de los departamentos de Recursos Humanos han rechazado candidatos tras consultar su perfil social, aunque 26% aseveró que esto no cambió su opinión del postulante.

En cuanto a las razones de este rechazo, el 11% negó la vacante a postulantes que publicaron fotografías inapropiadas en su perfil social, otro 11% lo hizo por encontrar publicados comentarios impropios, 9% por publicar contenido donde se consumía alcohol y 10% por hacer público su consumo de drogas.

El 11% fue rechazado por publicar comentarios negativos de sus antiguos empleadores, 11% demostró pobres habilidades comunicativas y sociales, 10% hizo comentarios racistas o prejuiciosos, 13% mintió sobre sus habilidades profesionales y 7% compartió información confidencial de su antigua empresa.

 

Ahora bien, ya que sabes la importancia que tiene nuestra imagen digital ¿Cómo podemos brindar una imagen positiva en nuestras redes sociales?

No olvides que todo el tiempo estamos comunicando y que nuestra imagen siempre debe de ser coherente con lo que decimos y con lo que hacemos para generar credibilidad. Por lo tanto, en el momento en el que publiques contenido en tus redes sociales transmite una sensación positiva de tu personalidad, dile a la empresa que por medio de tu forma de ser tienes la posibilidad de adaptarte a la cultura laboral de la compañía.

millennials que cuidan su imagen en las redes sociales

Cuida que exista coherencia con lo que proyectas y con lo que colocaste en tu currrículum vitae, si redactaste que eres profesional, creativo, y demás, transmítelo. Se una persona equilibrada, evita caer en postear contenido agresivo o grosero que pueda dañar tu imagen. Cada que posteas algo pregúntate si lo que vas a compartir proyecta una buena imagen de ti o si puede dañar tu reputación. Evita publicar contenido respecto a alcohol, drogas, política, religión, deportes y temas que generen controversia.

Por otra parte, ten cuidado con el contenido de terceros o las llamadas “etiquetas” pues son una de las cuestiones que más pueden afectar tu imagen y reputación. Mantente al tanto de las fotos o  publicaciones en las que te etiqueten pues estas también hablan de ti y créeme que pueden afectar muchísimo más tu imagen que el contenido que tú mismo generas.

Para terminar te sugiero que identifiques como deseas ser percibido por los demás y que cheques si lo que estas comunicando en tus plataformas digitales es el mensaje adecuado para lograr tu propósito y que cuando hagas una publicación en cualquier red social respondas a las siguientes preguntas:

¿A quién le llegará el mensaje?, ¿Es la imagen que deseo transmitir?, ¿Dicha publicación perjudica a alguien?, ¿Está bien escrito el mensaje? Y por último ¿Me puedo arrepentir?

Tu imagen pública y tu reputación son un activo valiosísimo, por lo tanto ¡Cuídalo!

 

Facebook Comments