Ser adulto millennial apesta, pero abre los ojos

Tu jefe de pendejo y huevón no te baja. Tu jornada de trabajo tiene hora de entrada pero no de salida, y lo único bueno de tu oficina es el futbolito, los sillones y el pasto sintético. Al llegar a tu casa lo único que haces es tirarte sobre tu cama, abrir Facebook, compartir memes depresivos y de perritos con frases motivacionales. Te diriges al refri y tomas la chela quemada que queda para seguir sintiendo que la vida es miserable y ser adulto apesta. En ese momento te das cuenta que el varo de tu quincena lo ocupaste para comprar videojuegos, juguetes que no sacarás de su caja, la mota y los viajes del uber.

Sí, ser adulto millennial apesta. Pero… Amigo, date cuenta.

Los sentimientos de melancolía, nostalgia y tristeza tienen mucho que ver con nuestra tan anhelada infancia. La neta, fuimos los consentidos de la casa.

Si te das cuenta, el hogar no es el único espacio donde todo era calma, la televisión nos daba las mejores horas de caricaturas y series. Además, de alguna manera, el gobierno procuraba el bienestar de los infantes y la protección a sus derechos. Todo era miel sobre hojuelas y solo te preocupabas por terminar la portada del bimestre y llevar la cartulina para el lunes.

En T-Hunter, hemos analizado el  pasado de los millennials mexicanos, mismos que se desarrollaron en un contexto distinto a los millennials gringos. La infancia de esta generación ha sido distinta. Compartimos ciertos rasgos, es verdad, sin embargo las condiciones políticas, sociales y económicas han sido distintas. Nuestras influencias culturales han tendido hacia otros caminos: los de la tristeza y la melancolía.

Hoy en día el panorama no es alentador. Los salarios están por los suelos, no tienes seguro médico ni la garantía de tener un retiro como el de tus abuelos o padres. De las prestaciones ni hablamos, pocos son los afortunados que las disfrutan en estos días. Pareciera que los únicos que se dan la gran vida la vida son los youtubers y los aristócratas :’v

Anhelar el pasado y la infancia no son una opción, pero puedes reflexionar sobre ello y comenzar a construir un mejor presente con miras hacia el futuro.

Échale un ojo a Glitter Fúnebre, el reporte de T-HUNTER, donde realizamos un acercamiento a los millennials mexicanos.

Espera en próximas fechas el Reporte de Tendencias 18/19 para conocer lo que vivimos y lo que pasará en el próximo año.

 

Facebook Comments